El Clínico organiza un curso al que asisten más de 60 ponentes de Europa y EE.UU

SE EXPONEN LOS AVANCES EN CIRUGÍA ROBÓTICA EN UROLOGÍA

Más de 60 especialistas nacionales e internacionales participan en el III Curso de Cirugía de Incontinencia Urinaria y Suelo Pélvico y I Curso de Cirugía Robótica Urológica organizado por los Servicios de Urología, Ginecología y Obstetricia, Cirugía General del Clínico San Carlos, para abordar las últimas novedades en el tratamiento quirúrgico de la incontinencia urinaria y suelo pélvico y otras enfermedades urológicas utilizando el robot Da Vinci.

Esencialmente práctico, este curso se desarrolla a lo largo de tres días (25, 26 y 27 de febrero), uno de los cuales está dedicado a la cirugía robótica. Los objetivos son dar a conocer la importancia y repercusión de la cirugía robótica en urología; analizar detalladamente los principales procedimientos que se realizan con este tipo de cirugía; adquirir conocimientos anatómicos y fisiológicos sobre incontinencia urinaria y suelo pélvico.

También se aborda de manera destacada la formación práctica especializada destinada a urólogos, ginecólogos, cirujanos, rehabilitadotes y médicos en periodo de formación, así como, profesionales de Enfermería. El foro pretende ser un punto de intercambio y discusión sobre cirugía robótica e incontinencia urinaria, con retransmisiones de intervenciones quirúrgicas en directo.

Cirugía robótica y laparoscópica

La cirugía robótica y laparoscópica centra las sesiones y debates de la primera jornada en la que además de la presentación de varios casos clínico, se realizan sesiones de cirugía en directo llevadas a cabo con el robot Da Vinci en cáncer de próstata y tumores renales. La utilización de la cirugía robótica permite conservar la función sexual y mejorar la continencia en pacientes seleccionados con cáncer de próstata localizado. En el caso del cáncer renal con la utilización de este sistema se pueden realizar intervenciones que permitan conservar parte del riñón afectado por el tumor.

Asimismo, se celebra una mesa redonda en al que se aborda el presente y futuro de estas cirugías mínimamente invasivas. En los dos días restantes, se aborda el tratamiento de la incontinencia urinaria, masculina y femenina, tanto desde el punto de vista médico y rehabilitador, como quirúrgico. En este último punto se aborda la nueva generación de mallas que se colocan para corregir estas patologías. Precisamente sobre este tema se celebra una mesa redonda en la que se exponen y analizan las ventajas de las mismas.
Los asistentes a este curso, además de participar en las mesas redondas y debates, pueden ver las intervenciones quirúrgicas que se realizan en los quirófanos para corregir la incontinencia urinaria y el suelo pélvico al tiempo que se van explicando los pasos que se llevan a cabo. Los 64 ponentes que participan en este curso proceden de varios hospitales; así, el Clínico San Carlos reúne a especialistas de Alicante, Barcelona, Bilbao, Guadalajara, Madrid, Málaga, Navarra, Sevilla, Tenerife, Toledo, y Valencia. A nivel internacional asisten especialistas de Alemania, Bélgica, Francia, Inglaterra, Italia, y Estados Unidos.

El Clínico, pionero en el tratamiento de estas patologías urológicas

El Hospital Clínico San Carlos ha sido pionero en el tratamiento de la incontinencia urinaria y de los prolapsos urogenitales y por este motivo, organiza estos cursos, con el objetivo de compartir los conocimientos y experiencias sobre esta patología. Dirigido por los doctores Ángel Silmi Moyano y Jesús Moreno Sierra, jefe y adjunto, respectivamente, del Servicio de Urología de ese hospital, han contado con la colaboración y supervisión de un profesorado nacional e internacional de gran prestigio y de distintas especialidades: urólogos, ginecólogos y cirujanos proctólogos.

Primer hospital público que contó con esta moderna tecnología

Por otra parte, el HCSC ha sido el primer hospital público español que contó con el robot quirúrgico Da Vinci. Con esta moderna tecnología se ha hecho una apuesta para potenciar la investigación biomédica y la aplicación clínica de la alta tecnología tanto a la actividad asistencial como a la docente e investigadora. Por ello se desarrolló un programa de cirugía robótica, dirigido por el doctor Jesús Álvarez Fernández-Represa, jefe del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo I, puesto en marcha en todo el hospital con un notable éxito y del que el Servicio de Urología está implicado desde el inicio con unos excelentes resultados.

Menos invasión y más eficacia en cirugía de la incontinencia

Los abordajes menos invasivos, pero que aportan mayor eficacia, se están imponiendo con fuerza en el ámbito quirúrgico de la incontinencia urinaria y del suelo pélvico. A pesar de que la patología afecta a varones en menor proporción, los avances también les benefician.

La incontinencia urinaria es una alteración con una cada vez más elevada prevalencia mundial. En España, por ejemplo, afecta al 9,5 por ciento de la población femenina de entre 25 y 64 años. Además, la tasa aumenta con la edad, tanto en hombres como en mujeres. Así, a partir de los 65 años, un 45 por ciento de personas sufren incontinencia urinaria. Ante este panorama, es lógico que los profesionales se esfuercen por incorporar mejoras que otorguen mayor eficacia y calidad de vida a los afectados. Según han explicado a DM Ángel Silmi y Jesús Moreno, jefe y miembro del Servicio de Urología del Hospital Clínico de Madrid, la cirugía abierta era lo que primaba en el abordaje de la incontinencia en la mujer, pero el panorama actual ha dado un giro completo con el desarrollo de cirugías vaginales mínimamente invasivas que han sustituido a las abiertas.

Los urólogos, que dirigen el II Curso Internacional de Cirugía de Incontinencia Urinaria y Suelo Pélvico y el I de Cirugía Robótica Urológica que se ha celebrado en el citado hospital, han destacado la presentación de las mallas Mini Sling, que permiten “practicar una pequeña incisión en la cara anterior vaginal, introducir la malla en la membrana obturatriz sin necesidad de realizar cicatrices en la ingle. Fisiopatológicamente el resultado es igual que el que ofrece la técnica estándar”, ha señalado Moreno.

Neuromoduladores

Para incontinencias leves de esfuerzo, según Silmi, aparecen también los tratamientos con inyecciones periuretrales que no hipotecan la colocación futura de mallas en caso de recidiva y que permiten que el paciente pueda irse a casa en el mismo día. El equipo del Clínico, que dispone además de una Unidad de Suelo Pélvico formada por urólogos, ginecólogos, cirujanos, rehabilitadores y fisioterapeutas, practica esta medida “en pacientes de muy alto riesgo quirúrgico o en personas jóvenes que no quieren someterse a una intervención quirúrgica”. Moreno ha informado de que durante el desarrollo del curso se ha llevado a cabo el implante de un neuromodulador, “un marcapasos urológico muy útil para disfunciones urinarias. Se basa en la introducción de electrodos en las raíces sacras.

Cuando se comprueba su buen funcionamiento durante un tiempo, se procede a la implantación definitiva, a nivel del glúteo, del marcapasos. A pesar de que se trata de un tratamiento poco conocido, por novedoso, nuestra experiencia es ya de un año con muy buenos resultados, sorprendentes en algunos casos”. La incontinencia urinaria en el varón es capítulo aparte, ya que su origen se debe a un tratamiento previo de prostatectomía radical, normalmente por cáncer prostático, o de cualquier cirugía prostática. La colocación de un esfínter urinario artificial era hasta hace pocos años la única opción terapéutica para esta incontinencia de esfuerzo que actualmente se mantiene para las de carácter grave. En las leves y moderadas se propone la utilización de la vía de abordaje perineal transobturatriz para, al igual que en la mujer, colocar una malla. “A través de una incisión en el periné y sobre la uretra se coloca una malla con resultados aceptables”, ha señalado Moreno. Aún se dispone de escasa experiencia a largo plazo con esta terapia, pero por su escasa agresividad se indica en esta patología.

Implantar microbalones

La implantación de microbalones periuretrales puede ser también una opción en incontinencia leve-moderada. En el Clínico se realiza desde hace dos años con control de radioscopia, lo que dificulta la colocación de los balones. En este curso, el profesor Andrea Gregori, de la Universidad de Milán, en Italia, ha presentado la implantación con ayuda de control por vía ecográfica, “lo que aumenta la eficacia de este abordaje”.